Homepage > Blog > Li-Fi: la luz LED que te conecta a Internet

Li-Fi: la luz LED que te conecta a Internet

Por TP-Link España

El Li-Fi (Light Fidelity) es un sistema inalámbrico y bidireccional de transmisión de datos mediante luz visible o VLC (Visible Light Communication), que funciona mediante la frecuencia alterada de la luz visible entre 400 y 800 THz y que pretende situarse como alternativa al Wi-Fi. La diferencia entre estas dos tecnologías es que, mientras el Wi-Fi utiliza la radiofrecuencia para transmitir datos, el Li-Fi lo hace a través de luz LED o infrarrojos. Aprovechándose de la velocidad de la luz, este nuevo método de comunicación -aun en desarrollo- es 100 veces más rápido, seguro y eficiente energéticamente.

¿Cómo funciona el Li-Fi?

Como todas las tecnologías inalámbricas, el Li-Fi funciona a través de un transmisor, llamado modulador, y un receptor. En este caso, el modulador está instalado en la bombilla LED, la cual funciona como un router para los dispositivos, que serían los receptores. Para transmitir datos, el Li-Fi modula la intensidad de la luz utilizando el lenguaje binario de los ordenadores. Apagando y encendiendo las bombillas millones de veces por segundo -imperceptible para el ojo humano-, el modulador instalado en el transmisor (bombilla) genera ceros y unos binarios que el receptor (dispositivo), gracias a los fotodiodos instalados en él, capta, transforma, interpreta y traduce en información.

Ventajas

  • Más rápida: la velocidad de transmisión del Li-Fi es 100 veces más rápida que la del Wi-Fi, llegando a 224 Gbps. Esto permitiría descargar una película de 1,5 Gbit en milésimas de segundos.
  • Más capacidad: Al contrario que el Wi-Fi, que utiliza las bandas de 2,4 GHz y 5 GHz, el Li-Fi utiliza todo el espectro luminoso -10.000 veces mayor que la radiofrecuencia-. De esta manera, al tener un mejor ancho de banda, las conexiones se distribuyen y no se colapsan.  permitiendo entonces que puedas emplear un mejor ancho de banda. Para hacernos una idea, esta nueva tecnología sería capaz de transmitir un volumen de datos correspondiente a 13,3 años de video en alta definición en un segundo.
  • Más segura: Las redes inalámbricas son un blanco fácil para hackers y otros intrusos. Sin embargo, al contrario que las ondas de radio, la luz no atraviesa paredes. El Li-Fi requiere del contacto directo con el haz de luz LED emisor, por lo que solo se podrán interconectar entre sí los dispositivos alumbrados por la misma bombilla, evitando así ataques de dispositivos que estén fuera de ese espectro lumínico.
  • Sin interferencias: la conectividad Li-Fi emplea todo el espectro de la luz para enviar la señal de datos que es recogida por su receptor, eso disminuye a un rango muy bajo las interferencias y fallos de señal que suceden normalmente con el Wi-Fi. Además, el Li-Fi no se cruza con otros sistemas de transmisión de datos, por lo que podría trabajar conjuntamente con Wi-Fi, LTE, 5G, etc.
  • Más fiable: el Wi-Fi mantiene la conectividad incluso a cierta distancia, pero a medida que te alejas o aparecen obstáculos, como paredes, la señal va perdiendo calidad y velocidad. Con Li-Fi, la señal se trasmite sin interrupciones, por lo que el dispositivo receptor tiene la capacidad de interpretar los datos con la misma fidelidad en cualquiera de los espectros, entre el infrarrojo y el ultravioleta. Esto hace que las comunicaciones a través de esta tecnología sean más estables que con Wi-Fi.
  • Más accesible: cualquier lámpara o bombilla LED puede convertirse en un punto de conexión a Internet. Tan solo es necesario acoplar un modulador con el que emitir la señal hasta el receptor.
  • Sin cables: Con Li-Fi se puede trabajar sin cables, pues se prescinde de cualquier dispositivo conectado a la red, como routers. Asimismo, se reducen los costes del cableado y el mantenimiento de los mismos, pues cuando una luz Li-Fi deja de funcionar, basta con sustituir la bombilla por una nueva.
  • Más económica: la tecnología Li-Fi precisa menos componentes, por lo que la convierte en una opción más económica que el Wi-Fi.
  • Más sostenible: Las luces LED tienen un menor gasto energético que otro tipo de bombillas halógenas, incandescentes o fluorescentes, por lo que si el Li-Fi se consolida, estaremos también protegiendo nuestro planeta.

Retos

El desarrollo del Li-Fi puede poner fecha a la obsolescencia del Wi-Fi y otras redes inalámbricas. Sin embargo, aunque se están haciendo avances, esta tecnología aun plantea muchos retos que dificultan su implementación en nuestro día a día.

El principal inconveniente de esta tecnología es que tiene un alcance reducido, que de momento se sitúa en unos 10 metros aproximadamente. Si queremos tener conexión, tenemos que tener luz, por lo que, para cubrir grandes áreas, hacen falta muchas bombillas. Esto supone también un problema económico, pues las luces LED son más caras que las bombillas o lámparas convencionales.

Además, la cobertura se corta cuando un objeto se interpone en la trayectoria del haz de luz -con solo pasar la mano o cualquier objeto durante algunos segundos, o desviar el dispositivo de la trayectoria de la luz, la transmisión de datos se interrumpe-, o incluso cuando guardamos nuestro móvil con Li-Fi en el bolsillo.

De hecho, este es uno de los principales desafíos que suscita esta tecnología y limita su puesta en marcha. El teléfono móvil es el dispositivo que más utilizamos a diario. Lo sostenemos en las manos mucho tiempo, pero otro tanto lo guardamos en los bolsillos (del pantalón, de la mochila, del bolso, etc.). Si son opacos o de tela gruesa, la luz no penetra y, por lo tanto, el fotorreceptor de nuestro móvil no recibirá la señal; en definitiva, no tendríamos conexión a Internet.

Posibles usos

Las posibilidades del Li-Fi son infinitas. Además del uso convencional de la conectividad en casas u oficinas, esta tecnología puede resultar interesante en otros sectores. Estos son solo algunos ejemplos:

  • Sanitario:  La señal por Li-Fi, al contrario que el Wi-Fi, no emite radiación, por lo que su utilización en entornos sanitarios es viable. Incluso, algunos expertos en el tema hablan de la posibilidad de implementar esta tecnología para cirugías, control de equipos médicos o para automatizar procedimientos, entre otros.
  • Aeronáutico: Generalmente, las aerolíneas prohíben el uso del móvil durante el vuelo porque puede afectar a la operatividad de las aeronaves. Esto podría cambiar en un futuro con el Li-Fi, al ser una tecnología que no interfiere con las radiofrecuencias. De esta manera, gracias al Li-Fi podríamos disfrutar de conexión a Internet a bordo
  • Retail: tiendas, supermercados y otros establecimientos de venta al público podrían beneficiarse de las posibilidades del Li-Fi. Iluminando un producto, se podría obtener información detallada del mismo, así como publicidad, ofertas o cupones.
  • Educativo: En entornos congestionados como instituciones educativas o bibliotecas, sustituir la red Wi-Fi por Li-Fi contribuiría a mejorar la conectividad.

 

Aunque todavía tendremos que esperar algún tiempo para que llegue al consumidor final, todo apunta a que el Li-Fi será el futuro de las conexiones inalámbricas.

TP-Link España

Artículo recomendado

SuscripciónTP-Link toma en serio su privacidad. Para obtener más detalles sobre las prácticas de privacidad de TP-Link, consulte Política de privacidad de TP-Link .

De United States?

Obtener productos, eventos y servicios para su región.